Estrategias del Texas Hold’em


Millones de jugadores acceden constantemente online para jugar al Texas Hold’em. De manera cotidiana se recaudan cientos de millones de euros para aplicar la mejor estrategia con el fin de ganar dinero. Se conocen numerosas técnicas que son aplicadas de manera regular por los jugadores de póquer. Se trata de favorecer sus oportunidades de ganar asegurándose de que consigue suficientes ganancias para cubrir las posibles pérdidas. Venga a descubrir nuestra selección de estrategias.

Su posición importa

Numerosas estrategias toman en cuenta la posición del jugador. Por ejemplo, siendo el primero en la mano, no podrá ejercer presión a los otros jugadores apostando mucho. Mientras que si está en la posición llamada de “botón”, podrá aprovecharse de numerosa información sobre las manos de los otros jugadores. Apostar fuertemente o al contrario, no insistir, será posible por tanto sin tomar demasiados riesgos.

Imponer su juego apostando fuertemente es particularmente fácil. Esto tendrá como consecuencia aumentar el temor de los otros jugadores hacia usted y su jugada. Bajar las persianas es a menudo una estrategia que da beneficios a largo plazo. Los buenos jugadores rehúsan ganar pequeñas sumas durante mucho rato. Por tanto, es su posición la que favorece o no el empleo de una estrategia de ataque o pasiva. Usted no se encontrará siempre en posición de aplicar exactamente la misma técnica, sino que numerosos elementos deben ser tenidos en cuenta.

Haga que su tapete crezca poco a poco

Aplicando una estrategia de ataque, usted instala una presión psicológica sobre sus adversarios. La suerte le ayudará durante algunas manos, pero un fallo le puede costar caro. Una técnica muy común consiste en apostar numerosas fichas una vez que se dan las cartas mostrando una buena jugada. Sólo los jugadores con una buena mano tenderán a ver las cartas siguientes. Depende de usted decidir si puede mantener el farol hasta el final o no.

Lo más difícil en el Texas Hold’em es a menudo parar de apostar. Es a veces más inteligente abandonar las apuestas que ya ha puesto sobre la mesa antes que seguir adelante sabiendo que sus posibilidades son mínimas. Por todo ello, su juego no es el único parámetro que debe guiar sus acciones. Cada actitud de los otros jugadores debe ser analizada con el fin de conseguir un máximo de información en función de su tipo de juego.

En caso de duda sobre la acción a realizar, usted dispondrá de un índice que pueda hacer bascular su juicio. El póquer es un juego de estrategia que implica mucha psicología. No juegue siempre de la misma manera o sus adversarios acabarán por adivinar fácilmente el tipo de estrategia que usted va a emplear. La flexibilidad y la reacción serán sus mejores armas. El nivel de los jugadores franceses está bastante por debajo de los jugadores internacionales y este índice es un elemento que por tanto también debe ser tenido en cuenta.